¡¡Despacho Gratis en Santiago por órdenes sobre los $50.000!!
Blogs

Como Cultivar los Tomates Perfectos

¡No te pierdas nuestros blogs y tips! Recuerda seguirnos en Facebook Instagram :)

El tomate es un fruto que nos acompaña semana tras semana en diferentes comidas, ya sea en una rica salsa para ñoquis, una apetitosa hamburguesa o una increíble ensalada repleta de verduras. Estos platos confirman que, sin lugar a dudas, esta fruta sea el ingrediente y complemento perfecto. ¿Te has preguntado cómo sería tener tu propia planta de tomates en tu casa? Mediante este blog de tiendajardin.cl, te enseñaremos a llevar la frescura del tomate a tu jardín, para que puedas entretenerte cultivándolo y también ahorrarte un par de pesos durante el verano 😊

Fotógrafo: Lars Blankers

Paso 1: Meses de cultivo y tipo de siembra

El tomate es una planta que crece relativamente rápido, si queremos disfrutar de su increíble sabor en nuestros platos de verano, debemos sembrarlo en los meses de agosto y septiembre. En el norte de Chile existen lugares donde esta planta puede dar frutos durante todo el año.

Para comenzar a sembrar, te recomendamos hacerlo en un almácigo o maceta, puedes también utilizar contenedores reciclados como cajas de huevo, botellas cortadas a la mitad o bandejas de plástico, siempre asegurándote que estén limpias y posean orificios para el drenaje del agua.

 

Fotógrafo: Markus Spiske

Paso 2: Semillas, sustrato y riego.

Al momento de conseguirte las semillas, asegúrate que estas sean de un proveedor certificado o también obtenla de alguno de los tomates que ya tengas de tu casa, En este caso, no laves las semillas si no que las seques un poco con papel absorbente.

El sustrato que vayas a utilizar debe ser rico en materia orgánica. También puede mezclarlo con vermiculita o perlita. Asegúrate que la mezcla quede bien aireada y con buen drenaje.

Cuando quieras plantar las semillas, coloca 2 de estas en cada cubículo del almácigo a unos 0.5-1 cm de profundidad, luego cúbrelas con un poco de tierra y asegúrate que el sustrato quede húmedo, pero sin rebalsar o encharcar. Cubre el almácigo con un papel film para que la humedad no se vaya tan rápido y colócalo en un lugar donde puedas chequear frecuentemente que el sustrato se mantenga bien.

Al cabo de 8 a 10 días comenzarás a ver los brotes, este es el momento correcto para ubicar tu almácigo en un lugar luminoso adecuado para que las pequeñas plantas sigan creciendo. Si ocurre que nacen ambas semillas de un solo cubículo, evalúa cuál es la más fuerte y corta la otra.

Mantén siempre el sustrato húmedo, el riego más recomendado para el cultivo de tomates es mediante goteo, dado que consigue entregar suficiente agua a las raíces, pero sin inundarlas y ahorrándonos mucha agua.

Fotógrafo: Zanda Photography

Paso 3: Trasplante de plántulas, suelo y exposición a sol.

Cuando tus plantas de tomate ya tengan alrededor de 10cm o unas 3 a 4 hojas, ya puedes trasplantarla al lugar definitivo, este puede ser un macetero o directamente en tu jardín o huerta. Asegúrate que este espacio tenga una profundidad de 40 cm, un suelo rico en nutrientes y con buen drenaje.

Esta planta requiere de muchísima luz, por lo tanto, debes asegurarte que en su ubicación definitiva pueda recibir entre 6 a 8 horas de sol diario para que crezca adecuadamente.

Previo a trasplantarlas, limpia el terreno de malezas y ara la tierra para que esta se suelte y pueda drenar bien el agua. Luego has los agujeros donde quieras poner las plántulas, asegúrate que tengan una separación de 60cm unos con otros. Agrega compost o un buen sustrato a los agujeros, humedécelos sin encharcar e introduce las plantas, una vez posicionadas, cúbrelas hasta que solo el tallo sea visible. Coloca un mantillo de paja sobre el suelo para evitar la aparición de malas hierbas.

Fotógrafo: Stella de Smit

Paso 4: Cuidados básicos en el crecimiento

El tomate es una planta que requiere que sus raíces se mantengan relativamente calientes, por lo tanto, a medida que la planta vaya creciendo, corta las hojas inferiores para aumentar la exposición de la base de la planta a la luz solar directa.

Al regarla, evita mojar las hojas para evitar enfermedades y plagas. Por otro lado, evita el encharcamiento y el riego muy frecuente, sin embargo, asegúrate de darle una buena cantidad de agua cuando llegue el momento de regarla.

Aparte de los requisitos de riego y luz solar, esta planta, al ser trepadora, requiere de guías y soportes. Cuando ya tengas una planta de tamaño mediano, es necesario que coloques un palo guía de alrededor de 150cm e ir amarrando el tallo a este a medida que va creciendo. Las amarras plásticas son perfectas para esta función, sin embargo, asegúrate de no atarlas muy fuertes para que no corten el tallo. Si nos saltamos este proceso, la planta no producirá tomates de manera adecuada dado que sus frutos son tan pesados que doblarán y quebrarán las ramas, teniendo contacto directo con el suelo y pudriendo la fruta eventualmente.

Tres meses posteriores a la siembra, tu hermosa planta de tomate comenzará a tener los primeros frutos listos para cosechar.

Fotógrafo: Markus Spiske

Paso 5: Plagas y enfermedades

A continuación, te presentaremos las enfermedades y plagas que puede presentar la planta de tomates y como podrás eliminarlas.

  1. Mosca blanca: este insecto va secando y marchitando las hojas mediante la succión de líquidos. Para combatirla, utiliza pesticidas orgánicos o rocía tu planta con jabón potásico.
  2. Ácaros: Estos pequeños seres invisibles para el ojo humano deterioran la hoja volviéndola amarillenta y el fruto haciendo que crezca de manera deteriorada. Para eliminarlo, debes cortar las partes evitadas de la planta y utilizar un acaricida especializado.
  3. Hongos: tu planta se verá afectada por hongos si es que se encuentra en ambientes donde hay muchísima humedad. Para evitarlos, te recomendamos controlar el espacio entre una planta y otra, revisar siempre que no tenga lesiones por ácaros o moscas, ya que esto generará la aparición de hongos y finalmente, el decaimiento de la planta.
  4. Arañas Rojas: Este pequeño ser se alimenta de la planta de tomates a nivel celular. Para prevenir su aparición es necesario regar la planta de forma adecuada evitando mojar las hojas y otorgarle un buen abono. Para eliminarla, aplica jabón potásico en la planta.
  5. Gusanos del Tomate: Si tus tomates poseen grandes agujeros quiere decir que estos inquilinos están presentes en tus plantas. Puedes eliminarlos sacándolos directamente o aplicando cualquier químico especializado para gusanos.

¡Esperamos que con esta guía te aventures a convertir tu jardín o terraza en una increíble huerta de tomates listos para ser preparados en verano! Cualquier duda que tengas, no dudes en contactarte con nosotros a través de nuestras redes sociales. Búscanos en Facebook Instagram como tiendajardin.cl y anímate a escribirnos un mensaje 😊


Anterior Siguiente